los #hermanitos se reacomodan

Ay, la descentralización (1)

Publicado: 2010-02-08

La descentralización. ¿Qué significa para ti? No lo sé.  Pero estoy seguro que es algo distinto de lo que significa para tus padres.  Y definitivamente distinto a lo que significará para tus hijos.  De hecho, uno de los principales problemas con este asunto es que significa algo distinto para distintos grupos de personas.  Para Toledo, por ejemplo, significó cambiarle el nombre a los departamentos para que cada uno se llame "región".  Para él eso fue suficiente y se lo celebraron y se lo aplaudieron.

Pero para alguien ligeramente más involucrado con el proceso -como por ejemplo, cualquier peruano que vive fuera de Lima- la descentralización significa mucho más que eso.  Significa repasar la delimitación de los territorios, capacitar gente en cada región para asumir las responsabilidades que se van a transferir, etc.  Todo esto son tareas que han quedado pendiente.

Aquí el tema es que por más idealistas históricos que nos pongamos, las relaciones económicas y sociales que tiene la gente va más allá de las delimitaciones políticas que se han hecho, las cuales en muchos casos son arbitrarias.  Este documento de USAID comenta precisamente eso y cómo esas relaciones económicas y sociales están más vinculadas a temas de acceso que a definiciones políticas.  Por ejemplo, la provincia de General Sánchez Cerro pertenece a la región de Moquegua, pero se relaciona mucho más con la ciudad de Arequipa, porque está más cerca, porque existe una vía de acceso relativamente buena y porque es un mercado más interesante.  Entonces, ¿por qué pertenece a la región de Moquegua? ¿Quién decidió eso? Casos como ése hay montones en este país.

Otra vaina.  Las regiones tienen autonomía económica.  Pero, ¿están en capacidad de administrar los recursos que se le están transfiriendo? Pareciera que no, porque cada año se cierra con dinero no usado.  Eso no porque el MEF es malvado y centralista.  Es porque los encargados de hacer aprobar los proyectos de inversión por parte de las regiones no están al nivel técnico para pasar los controles que existen (que es cierto, quizás sean demasiado restrictivos... Pero son los que son).  Al MEF le interesaba durante el 2009 que usen ese dinero, porque implica insertar recursos a la economía en un momento en el que las empresas estaban invirtiendo menos.  Pero ni así se puso.  De hecho, antes de que Carranza renunciara tenía la iniciativa de mandar gente a los gobiernos regionales a discutir detalles específicos de ese proceso, para que los proyectos de inversión saliesen más rápido.

Hay un montón de otros detallitos.  Por ejemplo, este documento de la Defensoría distingue todo el rollo de la descentralización fiscal ("asignación de responsabilidades en la generación de fuentes de recursos"), el rollo de cuáles deben ser las instancias de coordinación entre las regiones ("importante ... para uniformizar ... criterios de gestión, propuestas y demandas"), delegación de facultades sectoriales, etc.  En todo esto hay grandes tareas pendientes que se tienen que abordar.

Lo que sí es innegable es que, como lo comenta este texto del IPE, no hay forma de gobernar un país con tantos presidentes regionales, porque cada uno se alucina y es difícil controlarlos, lo que se presta para que cada cierto tiempo uno se salga con una pastrulada: que me quiero anexar a otro país, que le quiero cambiar de nombre a la región a uno que es inconstitucional, etc.  No voy a mencionar nombres por mi seguridad personal, dado que viajo más o menos seguido al interior del país, pero ustedes saben a quiénes me refiero.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado