VacúnateYa!

La verdad es una sola (2)

Publicado: 2010-04-05

Hoy se recuerda el día en el que el convicto Fujimori infringió un autogolpe, cerrando el Congreso.  Es una de esas ocasiones que barren Internet en el país, cual hecatombe cybernética.  No hay cuenta de twitter o de facebook o suscripción de google reader que quedará sin aunque sea una mención de tan importante evento para la historia del Perú.  Importante, claro, porque con eso se dio inicio a un terrible periodo que vergüenza debería darnos a todos.

Remontémonos a esos tiempos.  Como bien nos lo recuerda el amigo Jorobado en su blog, en ese entonces el 71% de la población limeña aprobó la disolución del Congreso.  Encuestas posteriores a peruanos en otros puntos del país dieron resultados que coincidían con ese sentimiento.  Y es que claro, recuerden que en ese entonces la población estaba harta de la inoperancia del Poder Legislativo.  Nadie daba un duro por el Congreso.  Al punto que un presidente entraba a punta de cañón al Parlamento y la gente lo aplaudió.

Flash forward al año 2005.  Los hermanos Wachowski estrenan su nueva película, V for Vendetta.  Basada en una excelente novela gráfica de Alan Moore, la representación de una dictadura futurística en un Reino Unido imaginario corrupto, incluye fuerte contenido político.  En una parte el misterioso terrorista V da un mensaje a la nación.

Good evening, London.  Allow me first to apologize for this interruption.  I do, like many of you, appreciate the comforts of every day routine: the security of the familiar, the tranquility of repetition.  I enjoy them as much as any bloke.  But in the spirit of commemoration, thereby those important events of the past usually associated with someone's death or the end of some awful bloody struggle, a celebration of a nice holiday, I thought we could mark this November the 5th, a day that is sadly no longer remembered, by taking some time out of our daily lives to sit down and have a little chat.  There are of course those who do not want us to speak.  I suspect even now, orders are being shouted into telephones, and men with guns will soon be on their way.  Why? Because while the truncheon may be used in lieu of conversation, words will always retain their power.  Words offer the means to meaning, and for those who will listen, the enunciation of truth.  And the truth is, there is something terribly wrong with this country, isn't there? Cruelty and injustice, intolerance and oppression.  And where once you had the freedom to object, to think and speak as you saw fit, you now have censors and systems of surveillance coercing your conformity and soliciting your submission.  How did this happen? Who's to blame? Well certainly there are those more responsible than others, and they will be held accountable, but again truth be told, if you're looking for the guilty, you need only look into a mirror.  I know why you did it.  I know you were afraid. Who wouldn't be? War, terror, disease.  There were a myriad of problems which conspired to corrupt your reason and rob you of your common sense.  Fear got the best of you, and in your panic you turned to the now high chancellor, Adam Sutler. He promised you order, he promised you peace, and all he demanded in return was your silent, obedient consent. Last night I sought to end that silence.  Last night I destroyed the Old Bailey, to remind this country of what it has forgotten.  More than four hundred years ago a great citizen wished to embed the fifth of November forever in our memory.  His hope was to remind the world that fairness, justice, and freedom are more than words, they are perspectives.  So if you've seen nothing, if the crimes of this government remain unknown to you then I would suggest you allow the fifth of November to pass unmarked.  But if you see what I see, if you feel as I feel, and if you would seek as I seek, then I ask you to stand beside me one year from tonight, outside the gates of Parliament, and together we shall give them a fifth of November that shall never, ever be forgot.

La parte que he remarcado se traduce vagamente de la siguiente manera: "¿Cómo llegamos a esto? ¿A quién culpamos? Pues si bien hay algunos que son más responsables que otros (...) la verdad es que si quieren encontrar al culpable, solamente tienen que mirar al espejo.  Yo sé por qué lo hicieron.  Yo sé que estaban asustados. ¿Quién no lo habría estado? Guerra, terror, enfermedad.  Una colusión de problemas conspiró para corromper vuestra razón y robarles su sentido común. (...) Él les prometió orden, él les prometió paz y todo lo que demandó a cambio fue su silencio y su consentimiento obediente".

Me parece pertinente comentar esto, porque ese fatídico 5 de abril muchos aplaudieron el cierre de un Congreso altamente impopular.  Y consideremos quién defendería hoy en día el circo que tenemos por Parlamento.  Desprestigiado, ineficiente, inútil y desconectado de las necesidades de la población.  Hagan el ejercicio mental de imaginarse la reacción del pueblo si alguien dinamitara esa construcción una noche que no hay nadie. ¿No les preocupa esa imagen? No, no la del edificio demolido.  La de la reacción de la gente.

Así que ya saben.  La respuesta de los ciudadanos ante la payasada de Congreso que tenemos no es una solución dictatorial como la que ya hemos vivido (que aunque parezca sorprendente, aún hay gente que propone).  La solución es votar más responsablemente en las elecciones que se vienen el próximo año.  Que la votación del 2011 sea una oportunidad para mandar a su casa a los incompetentes.  Y no solamente voten por gente que sepan que son cabales y que están bien preparados.  Sino que además promuevan que todos los que puedan voten con el mismo nivel de responsabilidad.

Es la manera de asumir las riendas del asunto.  Porque no se olviden que a la larga, todos perdemos con la corrupción.  Incluso los corruptos.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado