dialoga en Lima y en Loreto

Currently reading (12)

Publicado: 2010-04-29

Todo comenzó con el amigo Darkclaw comprándole sus útiles escolares a la prole.  Entre lo que su colegio le pedía que compre para el plan lector estaba una novela peruana de fantasía publicada por Editorial SM el año pasado, Los Cristales de Vurhán.  Se trata de la obra de Iván Bolaños.  Le escribió un post en su blog reventándole cohetes y me sembró el bicho de la curiosidad.

En ese momento me encontraba leyendo Scott Pilgrim.  Lo acabé, me lamenté de haber caído en el cochino truco de "qué original este comic" y luego busqué alguna lectura buena que me descontaminara de esa historieta bicolor y bidimensional.  Así comencé a leer la novela de Bolaños.  Ya había comprado un ejemplar en Crisol semanas antes.

Pues bien, lo primero que hay que decir es que Bolaños es un claro seguidor del estilo Tolkien.  Toda la primera parte del libro tiene una forma bastante parecida al Silmarillion.  No en el contenido, sino en la forma.  Hay páginas que abarcan siglos enteros.  Y narraciones de sucesos históricos que transcurren en ese mundo.  Describe grandes movimientos migratorios en pocos párrafos.  Y eso no está mal, por supuesto.  Claramente está fijando el terreno para la acción que vendrá después.

Lo que viene después él en entrevistas lo describe como ciencia ficción.  A mí me parece que es fantasía clásica, en un buen sentido.  Tiene todos los elementos de una saga épica.  La narración en esta parte es más profunda y humana, llegando al fondo de los sentimientos de los personajes principales.  Que tal guerrero quedó lisiado y tuvo que abandonar el ejército, que tal niño perdió a su padre, etc.

En general me parece un muy buen producto.  Harto recomendable.  Y terriblemente valiente para publicar algo totalmente fuera de la típica novela peruana costumbrista.  Además, la edición viene acompañada de mapas y demás detalles que levantan mucho más el libro.  Felicitaciones a SM por arriesgarse con un género típicamente dejado de lado.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado