la naranja está partida

Perú país minero, dicen (6): Nuevamente los impuestos a las sobreganancias

Publicado: 2011-02-03

Ayer publiqué en otro lado este comentario acerca de la inclusión de la promesa electorera de impuestos a las sobreganancias mineras.  Ahí pueden ver los comentarios que recibió.  Pero más interesante es este post en otro blog que me dedican.  Quise dejarle un comentario explicándole un par de errores que cometía en su texto, pero había una restricción y no me permitió terminar.  Así que aquí la sigo.  Las aclaraciones a Bernd.  Lo más probable es que no se entiendan si no han leído los dos textos a los que hago mención.  Por si acaso.

1. El término “incentivo perverso” es una expresión económica que se usa para describir una medida que se aplica con una buena intención, pero que termina teniendo un efecto negativo. En el caso del impuesto a las sobreganancias mineras yo argumento que se trataría de un incentivo perverso y que al largo plazo hará más daño que beneficio.

2. Que no se use el dinero que la minería aporta no es culpa de los mineros o del sector privado. Es culpa del sector público -en este caso, específicamente de los gobierno regionales- que no pueden conseguir que proyectos de inversión pública sean aprobados para su ejecución. No confundamos a la gente.  Lo que ss peor, eso no se va a solucionar captando más dinero de las mineras.

3. El argumento que expones acerca de que las empresas mineras hacen negocio con materias primas finitas que son propiedad de los peruanos es correcto… para la explicación de la existencia de las regalías. Si quieres propón que se pague más regalía minera, podría ser. Pero no tendría mucho sentido usar ese argumento TAMBIEN para plantear una tasa diferenciada de impuesto a la renta. Son dos cosas distintas con dos justificaciones distintas.

4. Es también un mito que el incremento en las ganancias de las mineras no tiene relación con una mayor inversión en tecnología y en nuevas operaciones. Claro, por supuesto que el salto en los precios es la razón principal, pero negar las fuertes inversiones que ha habido recientemente no es responsable para hacer un análisis de este asunto.

5. Que el Estado defina cuánto es justo que una empresa reciba de ganancia es una terrible idea, proque el Estado no comparte el riesgo de la operación. Cuando el Estado comparta ese riesgo, podrá intervenir a tomar esa decisión. En ese sentido, si va a decidir cuánto es “demasiada ganancia” (cobrando más impuestos), lo lógico es que intervenga también cuando tiene “demasiada pérdida” (poniendo subsidios). Y eso es fatal, porque genera un contexto en el que habrá incentivos a la corrupción y a que las empresas ya no se esfuercen en seguir invirtiendo en tecnología y en mejores procesos (que sí lo está haciendo, aunque no lo quieran aceptar algunos).

6. Los contratos de estabilidad tributaria justamente se inventaron porque antes los gobiernos de turno cambiaban las reglas constantemente y hacían que el riesgo de invertir en el Perú se incrementara al punto en el que ya no era rentable hacerlo.  Si quieren, discutimos cambios a las tasas de impuesto a la renta para operaciones mineras que se instalen a partir de ahora.  Pero discutirlo hacia atrás es harto irresponsable, porque nos regresa a una época de riesgo que al país le ha costado mucho superar.

7. "Renegociar contrato" es cuando ambas partes quieren renegociar.  Cuando obligas a una minera a aceptar condiciones nuevas porque "tiene que quedar bien contigo" no es renegociar, es imponer.  Y es básicamente lo mismo que en el punto anterior.  Hay que llamar las cosas por su nombre.

8. Que el Estado se meta a decidir una banda de precios razonable, para que todo lo que está por encima amerite un sobreimpuesto y todo lo que está por debajo amerite un infraimpuesto es una complicación que no hace falta. ¿Mejor por qué no cobras impuesto a al renta más alto y listo? En cuanto menos simple sea el sistema hay más esquinas para que la corrupción se aproveche.

9. Chile efectivamente tiene una vaina que podría pasar como impuesto a la sobreganancia. Pero una empresa minera en Chile paga menos conceptos que una en el Perú. ¿Quieres compararte con Chile? Entonces haz la comparación completa. Propón que se reduzcan los beneficios laborales, que el Estado construya carreteras con los impuestos, etc. Ponlos al mismo nivel de competencia y después hablamos.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado