Yo me quedo en casa

Y el 2011 no es electoral (5): Perú hay dos electorados en ti

Publicado: 2011-04-12

No sé cuáles serán los resultados finales de estas elecciones -aún no está el conteo al 100%-, pero ya puedo ir lanzando quiénes son dos de los grandes perdedores de estas elecciones.  Por un lado Alejandro Toledo (eso te pasa por no aliarte con tu ex-Primer Ministro) y por el otro, el empresariado de alto vuelo de este país.

Pero antes de entrar a este floro, dos aclaraciones.  Ya las he hecho antes, pero igual, por si acaso.  Es más, ya son rollos que se repiten tanto que a lo mejor ni falta hace.  Pero igual.  Primero, no es lo mismo pro-mercado que pro-empresa.  Una cosa es defender una propuesta de desarrollo y la otra es defender intereses específicos.  Segundo, que no todos los empresarios están interesados en chuparle la sangre al resto del país.  Algunos están sinceramente interesados en promover desarrollo... lamentablemente no son particularmente eficientes o efectivos en hacerlo.

Nadie va a negar que la cúpula dirigencial del empresariado en este país estaba totalmente fuera de lugar.  Pero discrepo con el rollo del amigo Ocram.  Cierto, en el CADE del año 2006, luego de que con las justas nos salváramos de que un antisistema fuese presidente, la manchita in de los empresarios se juntó en su CADE y discutieron acerca de la inclusión... pero les duró poco.  Ahora, no es que sean unos idos, sino que después del 2006 vinieron el 2007, el 2008 y el 2009, años en los cuales el crecimiento económico se disparó.  Y es que para redistribuir, primero tienes que generar riqueza.  Y en esos años se consideraba que se estaba avanzando en crecimiento económico como prerrequisito para que haya algo que redistribuir.

En ese sentido, el 2010 y el 2011 eran el momento para comenzar a hacerlo.  Lamentablemente estábamos atrapados por un gobierno al que poco le interesaba hacerlo, por una serie de razones.  Quizás la principal de ellas era que ya se estaba yendo y no tenía incentivos para iniciar ninguna reforma profunda.

Ojo que no estoy defendiendo a estos causas.  Solamente estoy perfilando el contexto en el cual no movieron los dedos que queríamos que muevan.  Además, si algo sirve para predecir su comportamiento es esta clase de cifras: la encuesta CADE 2010.

En esa encuesta hecha a los que atendieron a la CADE del año pasado (o sea, a la manchita in de empresarios) hay harta carnecita.  Por ejemplo, chequeen la página 3, la cual reproduzco a continuación.

¿Están viendo bien? El 83% de la realeza del empresariado nacional aprobaba la gestión de Alan García v2.0.  Y ojo, ésta es información pública, a la mano de cualquiera de nuestros políticos, congresistas o autoridades locales.  Entonces, ¿se sorprenden de que los líderes empresariales no hayan movido cielo y tierra por las causas sociales del país? Pues, la verdad que no, porque no es su función.  Ellos pagan sus impuestos y crean sus puestos de trabajo y compiten en el mercado internacional y todo eso que nos enseñó Dennis Falvy cuando tenía su programa en el canal 2.

"Pasos para abrir una empresa en el Perú: 1. Llamas a tu novia. 2. La amenazas de muerte. 3. Todo lo demás..."

Pero por el otro lado tenemos al resto de la población, con sus reclamos de mejor redistribución y todo eso que ya sabemos.  Solo para mostrar lo quebrada que estaba la relación entre el empresariado y el resto de la gente, chequeen los resultados de esta otra encuesta a nivel nacional urbana rural de Ipsos Apoyo, hecha a finales de marzo del 2011.  A la pregunta sobre la satisfacción con respecto a la gestión del Presidente, se obtiene el siguiente resultado.

Por si no llegan a leer, solamente el 26% de la población aprobaba la gestión del Presidente, un porcentaje que se dispara a 67% en el nivel socio económico A.  Así que no había que ser un genio para entender que en este país hay dos electorados totalmente desvinculados uno del otro.  Y a ver, pues, qué pasa ahora.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado