vamos por las 5,000 firmas!

La tecnología del siglo XXI (16): Con el spam el cielo es el límite

Publicado: 2011-04-29

Nada tan eficiente para dejar en claro que te importa un rábano el tiempo de tus clientes que reventar su inbox con correos electrónicos que ofrecen servicios que ni sabes si le interesan.  Por ejemplo, tomen el siguiente caso.  El 30 de marzo recibí un pesado mail (en dos sentidos: en que contenía varios gráficos que hacían que el mail pesara más de lo normal y en que caen chinches por seguir mandando estas cosas) titulado "Diplomado en Liderazgo para la Innovación Social de la Universidad del Pacífico. (Publicidad)‏", en el que ofrecen curiosamente un curso orientado a formar líderes que sepan planear "soluciones a problemas concretos de la sociedad".  Aquí uno de los gráficos incluídos en el mail (porque aparentemente mandar eso como texto html era demasiado passé para este centro de estudios superiores del futuro).

Entonces, para que todo quede claro, ¿qué van a hacer los egresados de este curso con respecto al molesto problema de la sociedad de esas empresas desconsideradas que te mandan spam sin ninguna clase de reparo por el tiempo que te hacen perder? A ver con qué soluciones creativas se salen.

Luego, como para dejar en claro que no tienen la menor intención de dejarme en paz, al día siguiente me mandaron otro spam.  Éste es para promocionar un curso diametralmente opuesto al anterior.  Uno de gestión integral de riesgos.  Nada más alejado de la "innovación social" que las finanzas puras.  Por supuesto que tienen que incluir la lista de los profesores que enseñarán esta vaina.  Y como la consigna es hacer que el mail pese lo más posible, incluyen la foto de cada uno de ellos.  Aquí se las participo.

Al ver la lista de estas eminencias solamente me queda una duda.  La SBS y Ernst & Young no me revientan mis cuentas de correo electrónico con múltiples emails promocionando sus comunicados o productos o lo que sea.  Al avalar que pongan su cara en uno de estos spams medio que perjudican su imagen, me parece.  Hey, socio del área de advisory services de Ernst & Young, una pregunta. ¿Así tratas a tu cliente financiero? Para irme haciendo una idea.

Unos días después me mandan otro mail (uno de muchos) en el que me cuentan de dos nuevos cursos que van a ofrecer.  El spam termina cachosamente con la siguiente frase:

En caso de requerir mayor información con respecto a cualquiera de estos programas, por favor no dude en comunicarse conmigo al  2190100 anexo 2304; o vía e-mail a arana_ik@up.edu.pe.

Yo me pregunto, ¿para qué llamarlos o mandarles un mail pidiendo mayor información? Total, de hecho me la van a terminar mandando en alguna de las decenas de spams que me van a seguir haciendo llegar hasta que les tire dedo en Indecopi o que cierre esta cuenta.


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado