consume cannabis

Y el 2011 no es electoral (17): Pobre, pobre amigo Kurt Burneo

Publicado: 2011-12-13

Sobre la crisis ministerial ya escribieron básicamente todos.  El amigo Godoy ha hecho un recuento bastante bueno de qué fue lo que pasó y lo que la gente comenta al respecto.  El amigo Bullard ha escrito acerca de lo prematuro que fue algo que ya se sabía que iría a suceder eventualmente.  Y con respecto a esto último es que quiero entrar a hablar de uno de los individuos que ha salido peor parado de todo este asunto.  El amigo Kurt Burneo.

Si entran a Google Insights y hacen una consulta para el término "Kurt Burneo" obtendrán este resultado (existe la opción que incrustar en el post el siguiente gráfico de manera interactiva, de tal manera que si pones el cursor en cualquier parte te dice arribita cuál es el índice para esa fecha... en cualquier otra plataforma que no sea la de La Mula... Aquí no puedes incrustar esas cosas).

Como podrán ver, básicamente nadie -fuera de la comunidad económica- sabía quién era el amigo Kurt Burneo hasta mediados del 2010, cuando la gente lo comienza a buscar en Google por ser el que daba la cara por el plan de gobierno del candidato Alejandro Toledo.  Llega a un punto máximo al inicio del 2011 (antes de que termine la primera vuelta) y después comienza a caer.  Cosa curiosa.  Uno habría pensado que la gente se habría interesado más en él cuando se dio la segunda vuelta y salió a defender la frankenstiana Hoja de Ruta que dejaba atrás los planteamientos más radicales de la Gran Transformación.  Pero no.  Su punto más alto fue durante la primera vuelta.

Pues bien.  Dada su activa participación durante la segunda vuelta, supongo que asumió que le darían uno de los puestos glamorosos en el nuevo gobierno.  Pero ése no fue el caso.  A él no le cayó ni el Ministerio de Economía y Finanzas, ni la dirección del Banco Central de Reserva, sino el nada espectacular Ministerio de la Producción.  Y en el colmo del chote, ni siquiera le cayó el Ministerio de la Inclusión, un tema del cual había estado escribiendo y declarando como loco en la prensa.

Entonces vino la parte lamentable.  El amigo Kurt Burneo se planteó a sí mismo como una especie de multi-ministro, que opinaba de todo, menos de los temas de su ministerio.  Hablaba de competitividad, de inclusión, de nutrición, de educación, de contrabando, etc, etc.  Hasta que su sicólogo pudo hacer algo con su esquizofrenia ministerial y se le pasó la racha.

Entonces por fin se enfocó en su ministerio.  Y las cosas comenzaron a andar peor.  Se peleó con los empresarios pesqueros con un caballito de batalla totalmente sacado de debajo de la manga, el cual obviamente fue inicialmente aplaudido por la platea anti-empresarial usual.  Al mismo tiempo se salió con una serie de iniciativas cuestionables y claramente populistas.  Obviamente se ganó el apoyo de los pesqueros artesanales.  Pero con eso no armas base política.  Los pesqueros artesanales no son tantos en este país y un bloqueo de estos patas no te paraliza un sector, como sí es el caso de los trabajadores de ENAPU.

Supongo que el amigo Burneo pensaba que a él no le responderían los empresarios, con esto de que Confiep estaba condescendiente con el nuevo presidente.  Pero se la llevó difícil, porque contra Burneo el gremio de gremios sí retornó las baterías.  Lo que es peor, su jugada no le funcionó.  No le permitió regresar al espacio en la prensa que supongo que buscaba.  En el proceso, además, arremetió contra el área de los técnicos, al comenzar a insistir en que IMARPE -una de las instituciones estatales de investigación científica mejor rateada a nivel internacional, con incluso premios por iniciativas de innovación bajo el brazo- debía ser auditada.  Y en fin, que fiscalice todo lo que quiera, pero sin esa catarata de adjetivos que le incluía a sus declaraciones.

También trató de apelar a la población en general con anuncios de que tendrían comida a precio de costo (perjudicando a los que viven de la actividad pesquera, por supuesto).  Se trató de subir al carro del maleteo a Yanacocha durante el conflicto con Cajamarca (aparentemente no se enteró que esa empresa no estaba en la mira del Presidente).  Pero ni así.

En fin.  Después de todo esto, lo sacaron de ministro durante la crisis ministerial. ¿Qué será del amigo Burneo? ¿Al BCR? Poco probable.  Los miembros del directorio que faltan nombrar son los del Congreso y ahí Perú Posible no tiene peso.  Además de que hay nombres más pesados siendo barajados, desde Oscar Dancourt hasta Felix Jimenez.  Pero por encima de eso está el hecho de que Julio Velarde aceptó ser director del BCR solamente si es que el gobierno lo apoyaba con miembros del directorio que no le hicieran la guerra.  Y con estos meses conflictivos que ha tenido el amigo Burneo, dudo que alguien quiera compartir un kiosko de Coca Cola con él.

¿A la Agencia de Competitividad, otra de las creaciones que estuvo dale que dale que había que hacer?  También poco probable.  No olvidemos que la puerta por la que entró al gabinete fue la alianza entre Perú Posible y el gobierno.  Pero en estos días el amigo Alejandro Toledo se ha preocupado de dejar más que claro que esa alianza ya fue.

Así que no le queda otra que jugar a ser oposición.  No obstante, como mostraba al comienzo, el interés de la gente por sus declaraciones está en caída libre.  Así que eso eventualmente también morirá probablemente.  Lo que le queda al amigo Burneo es aprender las lecciones.  Primero, uno no se mecha con todos al mismo tiempo (técnicos, empresas, presidente, etc).  Cualquiera que haya visto Game of Thrones sabe a qué te lleva eso.  Tienes que saber con quién te metes y quién te apoya.  Si no, vas a ser el primer ministro en salir de ahí.

Segundo (y más importante), uno no apoya una opción que varios analistas predicen que no va a durar mucho (como Martín Tanaka o Fernando Rospigliosi o tantos otros) y cuando las papas queman safar cuerpo decepcionado del rumbo que está tomando el gobierno ahora.  Oh, yo sé lo que va a decirme el incoherente que todos llevamos dentro: Que la alternativa era apoyar a Keiko.  Pues no, había muchas otras opciones.  A diferencia de lo que creen los de mentalidad binaria, el mundo está lleno de opciones.

Dibujito de arriba: http://anthonyvanarsdale.blogspot.com/


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado