VacúnateYa!

La maraña financiera (4): AFP es mucho más que comisiones

Publicado: 2012-06-21

En estos días se ha hablado harto sobre el asunto de la reforma del sistema privado de pensiones.  En este artículo de Perú Económico están detallados todos los puntos cruciales de este asunto.  No obstante, hay varios detalles que se han estado confundiendo y que vale la pena aclarar.  Y es que, como lo comenta este artículo de El Comercio, todos están de acuerdo en que hace falta una reforma.  No obstante, hay mucha discusión con respecto a los detalles.  Aquí algunos, pero definitivamente hay más en el tintero.

Primero, hay cierta mala intención por desinformar por parte de algunos de los que hablan del tema.  Ten en cuenta esto cuando leas declaraciones extremas sobre cómo las AFP se están comiendo al país.  Cuando se implementó la reforma que creó la figura de las AFP en el Perú varios agentes peruanos de más de izquierda predijeron una apocalipsis social en la cual el sector privado poco menos que venderían como esclavos a los ancianos.  Con el pasar de los años se ha podido ver que la reforma tenía sentido (el sistema público estaba terriblemente mal administrado y al borde de la quiebra) y que ha rendido frutos. ¿Cómo? ¿Que con la crisis hemos perdido nuestros fondos? No, mentira.  Ésa es exactamente la clase de declaraciones que hay que observar con cuidado (y anotar quién la dijo para después creerle un poquito menos).

Segundo, es mentira que con las fluctuaciones internacionales hayamos perdido nuestro dinero.  Es cierto, con la incertidumbre en la bolsa algunos de los fondos han retrocedido un poco durante el año pasado.  Pero hasta la última vez que vi, ese retroceso ya se recuperó.  Aún así, es altamente irresponsable decir que se ha perdido lo que se ha aportado.  Las AFP en el Perú están recontra recontra recontra reguladas y no pueden hacer todo lo que querrían con el dinero que manejan.  Por ejemplo, tienen un límite a cuánto pueden invertir fuera del Perú, lo que les impide aprovechar algunas oportunidades que surgen en otros países precisamente como consecuencia de la crisis.  Así que no se dejen engañar.   Y como decía, anoten los nombres de los que andan diciendo eso para creerles un poquito menos cuando hablen de economía la próxima vez.

Tercero, como lo explica este comentario del IPE, tenemos la oportunidad de reformar todo el sistema nacional de pensiones (o sea, las AFP y el sistema público de pensiones).  Pero hay fuertes presiones para que la reforma que salga solamente afecte al lado privado, lo cual sería una pena, porque el lado público es otro desastre.  Entre los principales promotores de que no se toque al lado público está Abugattás, a quien lamentablemente no le interesa aparentemente que no se le vaya a pagar pensiones a aproximádamente 65% de sus afiliados (dato del BID).  Esto es porque por ley, solamente tienen derecho a pensión los que han aportado por lo menos durante 20 años, algo que nadie le ha comunicado a varios que están aportando actualmente y que no alcanzarán a aportar por ese periodo para cuando se jubilen.  Cuando se venga la hecatombe de esta masa de peruanos que están siendo estafados por ni más ni menos que el Estado (ése que para muchos es el que debe asumir el control del 100% de las pensiones), de hecho que se tendrá que optar por una solución política que terminaremos pagando todos los demás.

Cuarto, como se puede ver en el artículo de Perú Económico que ya enlacé (y que seguramente no vas a leer antes de criticarme de solamente rajar y de no meterme nunca con PPK), esta reforma no se trata solamente de bajar las comisiones.  Si has seguido los medios verás que los usuales cascarrabias despotrican demandando esta reforma para que paguemos menores comisiones a las AFP.  Y sí, las comisiones (lo que les estamos pagando por administrar nuestra plata) hay que bajarlas de alguna manera, pero la reforma planteada no las baja por ley o poniendo límites o qué sé yo.  El objetivo de la propuesta es fomentar mayor competencia, de tal manera que las AFP se vean obligadas a bajar la comisión como consecuencia de esa competencia.  Otros puntos relevantes de esta reforma: incrementar la cobertura (solamente el 36% de los peruanos actualmente está en algún sistema de pensiones, lo cual es demasiado bajo y poco inclusivo), crear opciones sostenibles para independientes y microempresas (¿con subsidios?), permitir que las AFP puedan invertir en mayor proporción fuera del país, etc.  En este artículo de La Mula se hace un repaso de básicamente todo lo que se ha discutido hasta ahora al respecto.

Quinto, para este tema hay varias oficinas del gobierno que se han encontrado, pero no es que se hayan peleado.  No las técnicas, por lo menos.  Está la SBS, que se preocupa por regular a las AFP y está interesada en que éstas no pongan en peligro los fondos de los afiliados.  En ese sentido, hay puntos de esta reforma que le preocupan harto.  Otros no tanto.  También está el MEF, que está preocupado básicamente en promover mayor inclusión a la economía formal con las mejores condiciones.  En ese sentido, hay varios puntos que le parecían cruciales.  También el BCR, en la medida en la que a ellos les preocupa la estabilidad de la economía peruana y si esta reforma se hace mal, nos tumbamos varios pilares de nuestra fortaleza macroeconómica.  Pero por otro lado, está la Comisión de Economía del Congreso, que a mí por lo menos no me queda claro cuál es su preocupación principal.  Y finalmente, la Comisión de Defensa al Consumidor que como se imaginarán, le vale madres todo, menos que el usuario pague la menor comisión posible.  Todo lo demás no viene al caso.

Después hay varios congresistas que por su cuenta se mandan a opinar.  Y finalmente, no es del Estado, pero vale la pena mencionar, también hay que tener en cuenta a la Asociación de AFP, que tiene como portavoz en este momento al ex-ministro de economía Luis Valdiviezo.  Este gremio ha hecho una serie de comentarios que vale la pena atender.  Y antes de que rajes de ellos, considera que estos no son los que están por estafar al 65% de sus afiliados.

Sexto, celebremos que ya nadie habla de tirarse el dinero de las AFP (que es de personas que hemos estado aportando a lo largo de los años) en locuras populistas.  No, no te rías ni hagas muecas.  Tengan en cuenta que hace poco en Argentina el Estado tomó el control de las AFP con una excusa que ya nadie ni recuerda, para básicamente ellos decidir qué hacer con todo ese fondo que había estado creciendo con el pasar de los años.  Esto es, pues, un atropello total, porque ese dinero se ha estado usando desde entonces para aventuras públicas, no para invertir o acumular recursos para luego pagar las pensiones prometidas.  Cualquier sugerencia que se haga aquí y que vaya por ese lado tiene que ser de inmediato rechazada.  Ya hemos pasado por esos tiempos de estatización de la banca y payasadas similares y ya sabemos a qué lleva eso.  No caigamos nuevamente en lo mismo.

Y no, no sé qué habría hecho PPK con esto de las AFP.  No creo que sea relevante ahora, pero quizás lo necesites leer para que tu cerebro procese todo lo demás.

Sétimo, hay un tema de fondo que se desprende del hecho de que tengamos pocas AFP en el Perú.  Lo comenta el amigo Julio Velarde en esta entrevista que le dio a Jaime De Althaus acerca de varios temas (hacia el final habla de la reforma del sistema de pensiones en el Perú).

Como ven, a Velarde lo que le preocupa es que todas las AFP en el Perú ofrecen básicamente el mismo producto.  Cualquiera de nosotros que haya sido incorporado a una planilla en los últimos años lo puede constatar.  Lo que te ofrecen es básicamente lo mismo, así que tienen que competir en esfuerzos de ventas, publicidad, márketing... Y eso cuesta... Pero no genera valor para el afiliado.  Lo que le preocupa a Velarde es que eso baje, para que ese dinero se use en mejores análisis, reducción de márgenes, etc.  Me parece que es un detalle importante que pocos están abordando.

(Dibujito de arriba: http://megpark.blogspot.com)


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado