#CómoSalimosDeEsta

Chiquitos versus grandes (1): ¿Pobrecitos los bodegueros?

Publicado: 2012-09-11

Todos nosotros estamos programados para ponernos del lado del que creemos que tiene la desventaja.  Si no me creen, hagan el experimento por su cuenta durante cualquier partido de fútbol entre clubes europeos en los que no jueguen peruanos.  Se llama el underdog effect y es utilizado por comunicadores políticos (en países en donde eso es una carrera pagada y reconocida, por supuesto) constantemente.  En el Perú por el underdog effect yo estaba predispuesto a sentir pena por los bodegueros, pensando que los supermercados y canales comerciales más grandes se los estaban comiendo vivos.  Pero resulta que ése no había sido el caso.

Hace poco Ipsos Apoyo sacó su tercer Perfil de la bodega y el bodeguero, en el cual ya no presentó solamente información de ese mercado en Lima, sino también en Arequipa y Trujillo.  E insisto, por el underdog effect uno podría estar orientado a pensar que todo es mentira, pero más abajo van a ver cómo esta data es consistente con data generada por otros.  Cuando uno está tratando de entender algo, que distintas fuentes independientes entre sí coincidan en algo es evidencia de que es poco probable de que estén falseando información.

Entre paréntesis: Por supuesto que esto no quiere decir que las bodegas se la llevan fácil.  De hecho, la tienen bien difícil y hacen esfuerzos heróicos para mantener su bodega funcionando.  Pero de que al final del día les está yendo bien, eso es otra cosa.

En todo caso, según Ipsos Apoyo a los bodegueros en Lima este año les está yendo particularmente mejor que en los anteriores.  Casi el doble del porcentaje de los que opinaban que les estaba yendo mejor en el 2009, lo cual es un avance tremendo.  Y según información que publicaron en Gestión ( y que supongo que sale del mismo estudio), la mayoría considera su principal competencia a otra bodega, no a canales modernos de comercio.

Al otro lado de la avenida, Arellano Marketing también ha estado chequeando la situación.  La última vez que sacaron algo al respecto en su página web fue el año pasado.  Ellos contraponen los centros comerciales modernos contra los estilos más tradicionales, como las bodegas, las farmacias y las ferreterías.  Como podrán ver del gráfico que replico abajo, hay una predominancia de la preferencia por galerías comerciales y por centros comerciales y tiendas por departamento por encima de las opciones más tradicionales.  No obstante, la preferencia por famarcias, que ya es bastante alta (96%), se mantiene.  De hecho, la preferencia en general de canales tradicionales, si bien se reduce ligeramente del 2007 al 2011, básicamente es la misma.

Según Arellano Marketing, esto se debe a que mientras que los malls han proliferado, el canal tradicional ha mejorado infraestructura y calidad de servicio.  En ese sentido, tomen en cuenta este artículo de Mass.pe, en el que se orienta a los que quieren abrir una bodega.  Según ellos, la inversión necesaria para abrir una bodega es de S/.15,000 de inversión en estantes, iluminación y permisos, más un capital de trabajo de S/.5,000.  O sea, no es mucho que digamos.  Y eso que esto es un trabajo formal y estable y propio (o sea, tú eres tu propio jefe).  Claro, entiendo que no todos tengan S/.20,000 en la mano, pero hoy en día hay varias formas de financiarte que antes no tenías.

De hecho, con el tema del financiamiento hay todo un rollo, que fácil en otro post abordo.  En el Perú es relativamente caro financiar un negocio nuevo pequeño o mediano en comparación a otros países, pero por lo menos hay la opción.  Es una discusión para otro momento. En todo caso, según la data de Ipsos Apoyo, el porcentaje de bodegueros que accede a financiamiento para funcionar se ha estado reduciendo fuertemente: De 72% en el 2004 a 29% en el 2012, por lo menos para Lima Metropolitana.  Esto es evidencia de que les está yendo bastante bien y que han evolucionado en un mercado en el que el financiamiento es difícil.

(Dibujito de arriba: http://terrysong.blogspot.com/)


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado