dialoga en Lima y en Loreto

El circo parlamentario (23): Tres ejemplos puntuales

Publicado: 2013-02-21

En un post anterior comenté cómo todo proyecto de ley que pasa por el Congreso necesariamente tiene que incluir un análisis costo beneficio del cambio que el proyecto plantea.  Ahí también comentaba lo que es un análisis costo beneficio y lo que no es.  Lo que quedaba pendiente era dar algunos ejemplos para dejar en claro cómo tenemos congresistas cuyo nivel es tan, pero tan bajo que por osmosis le pasa su incompetencia a los de su costado.

Entré a la web del Congreso, en donde hay un listado completo de todos los congresistas.  Cada uno de estos tiene una especie de mini-site, en el que colocan información uniforme sobre cada uno.  Por ejemplo, tomemos como ejemplo al primero de la lista, Daniel Abugattás.  En su mini-site se puede ver su hoja de vida, sus notas de prensa y -entre otras cosas- los proyectos de ley que ha presentado.

Están divididos por legislaturas ordinarias.  Y en realidad están listadas todos los proyectos de ley a los cuales este congresista le ha estampado su firma.  O sea, los que él ha escrito y los que ha apoyado de otro congresista.  Para el efecto del repaso que estoy haciendo ahora solo estoy tomando en cuenta los proyectos escritos y presentados por el congresista en cuestión.

Lo que me interesa chequear son dos cosas.  Sé que en todos los proyectos de ley por obligación tienen que incluir aunque sea un párrafito que se supone que es el análisis costo beneficio.  Lo primero que me interesa observar es si confunden costo con gasto, que es un error garrafal.  Si no lo tienes claro, regresa a mi post anterior, en el que lo explico.  Recuerda: No es pecado no saber la diferencia entre costo y gasto para tu vida diaria.  Pero si eres congresista, se supone que es como tu pan de cada día.  TIENES que saber la diferencia y tenerlo claro para definir si tu proyecto es bueno o malo.  Aun cuando la esencia del proyecto sea algo de principios o valores, tienes que estar al tanto de lo que le va a costar a la población tu iniciativa.

Entonces, vayamos al primer congresista como ejemplo.

Daniel Abugattás, nacionalista.  Durante la legislatura 2012-2013 ha estampado su nombre en tres proyectos de ley.  Tomemos como ejemplo el Proyecto de Ley que promueve la participación ciudadana y fortalece el control de la seguridad vial.  Podrán verlo completo en pdf en este enlace.  Empieza con el texto mismo que sería la ley de aprobarse el proyecto.  Luego viene la "exposición de motivos".  Al final de eso hay dos párrafos que dicen ser el análisis costo beneficio.  Si uno los lee podrá rápidamente reconocer lo siguiente:

1. Está confundiendo lo que es costo de lo que es gasto.  Cuando dice que no le generará costo alguno al Estado, se está refiriendo a que el Estado no tendrá que pagar por nada.  No está considerando los costos económicos tales como pérdida de tiempo, pérdido de eficiencia social, etc.  Solamente se está refiriendo al simple y sencillo dinero.  Así que ahí no más ya sale jalado.

2. Pero por encima de eso -y esto es lo peor de todo-, ni siquiera eso lo hace bien.  Si uno lee su proyecto de ley verá que no solamente le genera una pérdida de eficiencia social al país (que es un costo), sino que además sí implica que el Estado gaste más plata.  O sea, no le atina por ninguno de los dos lados.  Consideren el segundo párrafo de la segunda página: Que para que esta vaina funcione "la autoridad" (o sea, el Estado), tendrá que estar procesando infracciones detectadas por la ciudadanía (o sea, todos nosotros) a través de varios medios: comunicación telemática, mensajería instantánea, redes sociales, páginas webs y básicamente cualquier medio tecnológico que "permita una comunicación oportuna".  Con la cantidad de infracciones que la gente comenzaría a tirarse el dedo los unos a los otros, "la autoridad" va a tener que implementar una especie de call center para procesarlo todo.  O un portal de internet.

Y eso es plata. ¿Quién va a pagar por eso? Al congresista en cuestión eso en particular no le interesa.

Es más, en el cuarto párrafo se dice que la policía debe asignar personal a revisar estas infracciones.  O sea, policías deberán dejar de hacer otras cosas para cumplir.  Insisto: Aquí no estoy diciendo que el proyecto sea malo o que no sea necesario.  Lo que digo es que cumplirlo tiene un costo y que el congresista Abugattás no lo está considerando.  Y que debería hacerlo.  Como que es su chamba.

En este caso, que policías dejen de hacer otras tareas (perseguir delincuentes, resguardar esquinas peligrosas, dirigir el tránsito, etc) para ponerse a revisar la recatafila de denuncias que llegarán hechas por ciudadanos de a pie va a ser una chambaza.  Y eso es un costo.  Así que aquí también sale jalado este congresista.

¿Quieren otro ejemplo? Aquí un par más (siguiendo el orden alfabético).

Walter Acha, nacionalista, está suspendido, así que no juega.

Ricardo Acuña, de Alianza por el Gran Cambio.  Para esa legislatura este congresista tiene 20 proyectos de ley con su nombre estampado.  De estos busqué uno que haya sido presentado por él y encontré el Proyecto de ley que regula el proceso de transferencia de la administración regional.  Lo pueden leer en este enlace.  El supuesto análisis costo beneficio está en la página 7.  Si le dan un vistazo notarán lo siguiente.

1. Solo menciona beneficios.  No menciona gastos ni costos, por lo que no podemos saber si el congresista Acuña sabe la diferencia entre un gasto y un costo. Por lo pronto, sabemos que no tiene idea de que un análisis COSTO beneficio debe incluir COSTOS y beneficios.  Lástima.

2. Todo el proyecto de ley implica una reorganización masiva de los recursos disponibles para un gobierno regional.  Esto conlleva un montón de costos en el sentido en el que hay gente que tiene que aprender a hacer uso de esos recursos (una curva de aprendizaje) que no solo es pagada por el funcionario mismo, sino además por la población que tendrá que aguantar a un potencialmente incompetente administrador público por el tiempo que le tome aprender a usarlos.  Así que sí, hay costos.  Ni qué decir de la burocracia que se genera en un lado (y que se elimina en otro... ¿cómo sabemos si el modelo que plantea nos conviene?).

Así que este congresista también está doblemente jalado.

(Dibujito de arriba: http://robinmitchell1972.blogspot.com)


Escrito por

mildemonios

Economista con postgrado en periodismo.


Publicado en

Economía de los mil demonios

No respondas a la pregunta que te hacen, sino a la que deseas que te hayan preguntado